Esta fase consistirá en un estudio de viabilidad donde se planteen las diferentes medidas de mejora, sus posibles costes, ahorros y amortizaciones.

Este estudio previo es muy útil para la toma de decisiones sobre la rehabilitación energética a realizar. Este estudio constará de:


• Análisis del estado actual: determinación del comportamiento actual de la vivienda a efectos energéticos, de confort y de patologías relacionadas con cuestiones térmicas e higrométricas. Incluye el levantamiento planimétrico.


• Realización de propuestas técnicas de mejora de dicho comportamiento con criterios de progresividad temporal y económica (etapas). Se partirá de una propuesta de mínimos suficiente para garantizar un confort razonable para los usuarios de la vivienda en invierno.

En lo posible, se propondrán soluciones técnicas con materiales naturales y sostenibles, es decir, que tengan consideración por el medioambiente, la salud de los usuarios y de los trabajadores y por el un desarrollo local y justo.


• Estimación del coste económico de las distintas propuestas.