Descripción del proyecto

  • Localización: Manzanares el Real, Madrid

  • Año: 2016

  • El análisis tuvo por objetivos:

    1. Elaborar un estudio del comportamiento térmico y energético de la vivienda, en el que se incluyesen las recomendaciones de actuación para su mejora térmica en función de diferentes niveles de intervención y por lo tanto de diferentes niveles de inversión económica.
    2. Con este estudio, los inquilinos tendrían una herramienta fundamental para negociar con el propietario una inversión en la mejora.
    3. En función del presupuesto máximo negociado y del estudio diseñar una intervención que consiguiese la mayor mejora térmica posible, adaptada además a las necesidades y gustos particulares de los inquilinos, entre los que se contaba un gusto por los materiales y sistemas ecológicos.
    4. Definir técnicamente las actuaciones necesarias para la mejora.

El objetivo de la intervención era muy concreto: ayudarles a la pareja que alquilaba la vivienda a que su propietario invirtiese en una mejora para no pasar tanto frío en invierno, más aún con la llegada de su bebé.

Tras la realización del informe energético que les permitiera negociar con la propiedad comparando las distintas alternativas en coste y mejora del confort.

El estudio energético de la vivienda nos desveló que efectivamente su comportamiento estaba muy por debajo de las prestaciones recomendables y que por tanto la intervención era muy pertinente. Con las conclusiones del estudio en la mano, nuestros clientes lograron que el propietario accediese a invertir un monto que daría para una intervención entre ligera y media, y nos pusimos manos a la obra.

Las actuaciones que se acometieron fueron las siguientes:

  • Aislar la cubierta con 80mm. de aislamiento de cáñamo.
  • Aislar el suelo con 40mm. de corcho negro y cambiar el material del pavimento de gres (frío) a madera natural (más caliente)
  • Doblar las ventanas por fuera con carpinterías de madera y vidrio doble bajo emisivo.
  • Mejorar la estanqueidad y aislamiento térmico de las puertas exteriores, sustituyendo vidrios simples por dobles e instalando burletes.
  • Mejorar la estanqueidad de la cocina, cerrando las rejillas de ventilación, para lo cual se trasladó el calentador de agua caliente a gas, fuera de la vivienda.

Además, los inquilinos consiguieron una estufa de pellets de segunda mano que sumar a la chimenea cassette con la que ya contaba la casa, que se instaló.

Estas actuaciones se hicieron con un presupuesto total de 10.000 € y se consiguió una reducción de la demanda energética para calefacción de un 40%, que sumado al aporte extra de calor de la nueva estufa, ha cambiado por completo la experiencia de habitar los inviernos y el bebé puede gatear confortablemente por el suelo de la casa.

Auditoría e informe energético y elaboración de propuesta para la rehabilitación